Neumáticos de invierno. De nuevo indicamos su importancia.

Neumáticos de invierno. Recordemos su importancia

Llegó el invierno y, con él, las bajas temperaturas, problema con el que se encuentran nuestros neumáticos ya que deben trabajar sobre superficies de escaso agarre.

Ante esta situación, la mejor solución son unos neumáticos de invierno que son más seguros en condiciones de frío que los convencionales.

En España no estamos acostumbrados a contar con dos juegos de neumáticos, unos para invierno y otros para verano, entre otras cosas, por el coste. Otra de las razones de esto es que a diferencia de otros países europeos, que tienen condiciones climatológicas bastante más duras, la ley no nos obliga a equipar nuestro coche con este tipo de neumáticos.

Por estas dos razones principalmente, preferimos recurrir a las conocidas cadenas. Un método efectivo, pero que a menudo no tenemos claro cómo colocar cuando llega el momento.

Las ruedas o neuumáticos de invierno son unos neumáticos especiales pensados para ofrecer el máximo agarre, dirección y tracción cuando circulamos con temperaturas iguales o inferiores a los 7º C. En estas condiciones, las cubiertas normales o de verano pierden prestaciones, ya que la goma se endurece.

Un neumático duro es peligroso: “se sujeta” menos, alarga la distancia de frenado, compromete la trayectoria en curva y envejece antes.

Las principales marcas de cubiertas cuentan con modelos de invierno para casi todos los tipos de vehículos. Todos ellos se identifican con la denominación M+S (cuya traducción al español es “barro y nieve”) y con un pequeño dibujo en el que aparece una montaña y un copo de nieve.

Estos neumáticos se diferencian de los de verano en varias características, como son, un dibujo de rodadura más profundo (para evacuar una mayor cantidad de agua), unas pequeñas laminas metalicas en los tacos (para conseguir mayor adherencia), goma especialmente tratada para evitar que se endurezca con el frío,…

Con la subida de las temperaturas, hay que cambiar de ruedas y volver a las convencionales o de verano. De no hacerlo, si circulamos todo el año con los neumáticos de invierno, lo único que conseguiremos es degradarlos antes de tiempo y disminuir la seguridad activa.

Si tienes alguna duda o consulta de que modelos pueden ser los recomendados para tu vehículo o que marcas funcionan bien en tu zona, consúltanos sin compromiso.

 

Llega el invierno. Problemas más comunes en esta estación.

Un vehículo es una herramienta fundamental nuestro día a día, y conviene tener un taller mecánico de confianza siempre a mano.

Se acaba el verano, y aunque no queramos hablar de ello, hay que tener en mente que nuestro vehículo sufre de distinta manera en verano que en invierno.

La bajada de temperatura unida al aumento en la lluvia y los cambios de temperatura, hacen que los materiales de nuestro coche se resientan, por lo que aquí, hoy, os vamos a recordar los problemas o averías más frecuentes que nuestro vehículo pueda tener en invierno.

– Batería: La batería es una de las averías que más se detectan en invierno, ya que es uno de los elementos más sensibles a las bajas temperaturas.
Con el frío tienden a descargarse y pierden capacidad de recuperación. Afecta sobre todo a aquellas que llevan ya varios años instaladas.
Si la batería lleva mucho tiempo instalada, lo más recomendable es sustituirla por una nueva.

– Motor: Al arrancar el coche, es recomendable esperar un par de minutos para que el motor y los líquidos principales del vehículo (aceite, líquido de dirección, frenos…) alcancen un mínimo de temperatura, por lo que se recomienda calentar el motor al ralentí.
Si esto no se hace así, no se consigue la lubricación necesaria y se pueden llegar a dañar las piezas móviles del motor, provocando una averia que puede llegar a ser muy costosa.

– Líquido refrigerante: Una de las propiedades de éste es que es anticongelante, pero hasta determinadas temperaturas, y con el uso y el paso del tiempo, este va perdiendo sus propiedades.
En caso de que éste se haya deteriorado es importante cambiarlo, por lo que se hace necesario comprobar el estado del liquido refrigerante.
El coste de un cambio de liquido refrigerante es mínimo en comparación al coste que puede provocar un sobrecalientamiento del motor o una ocasional rotura de la culata.

Además de este, no hay que dejar de lado el resto de los líquidos que utiliza nuestro vehículo, por lo que una revisión o cambio de aceite, de líquido de dirección o de frenos son recomendables ya que son fluidos vitales para el correcto funcionamiento del vehículo.

– Gomas del limpiaparabrisas: Aunque el uso de los limpiaparabrisas es continuado durante todo el año, los cambios de temperatura secan las gomas y las dejan rígidas, por lo que pierden eficiencia.
Además, en invierno, con las heladas, éstas pueden congelarse, quedándose pegadas al parabrisas y llegando a romperse al tratar de despegarlas o poner el sistema en funcionamiento.

– Otros problemas

Es aconsejable revisar el correcto funcionamiento de la luneta trasera térmica para poder ver en todo momento lo que sucede por detrás y que el cristal no se empañe.
Y como ya hemos comentado en otros artículos, también es muy importante comprobar el estado de los neumáticos.
En invierno y ante la presencia de hielo en la calzada, los neumáticos en mal estado aumentan las probabilidades de hacer aquaplaning y sufrir un accidente.

Por estos, y otros problemas de los que no hemos hecho mención en este artículo, siempre hay que tener nuestro vehículo en buen estado, tanto si es una herramienta de trabajo como si no, por lo que nuestro consejo es que tengáis siempre a mano un buen taller mecánico y de confianza al que acercaros en caso de cualquier imprevisto.

 

Un buen conductor no es solo el que conduce bien un vehículo

Normalmente hablamos acerca de la importancia de las condiciones de un vehículo y sus partes, como los neumáticos, pero no debemos olvidar la parte más importante de un vehículo en movimiento, el conductor. Creemos que no está de más que una vez más recordemos buenas prácticas de conducción. (más…)

Ni caso a la etiqueta de los neumáticos

 
Se han realizado encuestas a expertos del mundo del neumático, y el resultado ha sido abrumador.
 
El 91% de los expertos opina que la etiqueta energética no es tenida en cuenta al adquirir neumáticos. 

(más…)

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno son unos grandes desconocidos en nuestro España (donde los monta solo el 3 por ciento de los vehículos, frente al 30 por ciento del resto de Europa). 

Y es que estas gomas no sólo sirven para sustituir a las incómodas cadenas.

(más…)