Consejos para alargar la vida de tus neumaticos
 
1) Mejor originales
 
Es muy común ver autos con neumáticos estéticamente atractivos, que a las claras no son los originales. Esta variación en la medida de las ruedas puede influir para mal en el andar y la seguridad del auto. 

“Si se cambia la dimensión para arriba de un neumático, esta no debe superar el tres por ciento de la medida original, ya que, si te pasás, se modifica el centro de gravedad y la relación de transmisión de auto”, sostuvo Gustavo Lacoste. 
 
Además, este cambio en la medida del neumático influirá en que los nuevos rodados se gasten más rápido de lo normal. “Las medidas, el índice de carga y la velocidad deben ser las que sugiere el fabricante, no otras”, dijo el experto.
 
2) Presión en frío
Al referirse a la presión de las ruedas, Lacoste hizo hincapié en el modo de medirla, aclarando que resulta fundamental que el neumático esté frío, ya que cuando está en movimiento la presión aumenta. “Mucha gente mide la presión del auto cuando está en ruta y se encuentra con que los neumáticos tienen 36 pulgadas de presión de inflado, y entonces los desinflan. Error, ya que el aire del interior de una rueda se dilata por la temperatura, y puede aumentar hasta el 20 por ciento”. De este modo, antes de emprender la marcha, lo aconsejable es una “paradita” para chequearlos en frío (se recomienda hacerlo cada 15 días). 
 
3) Desgaste parejo
Rotar los rodados es fundamental para que se gasten de manera pareja: ese es el principal fundamento de esta acción que muchos tocan de oído, pero sin conocer su gran  importancia. “Por lo general, un auto tiene en su eje delantero la tracción y el freno, de modo que su desgaste es superior al de un eje trasero, donde está dado sólo por el frenado. Por ello, se aconseja pasar los neumáticos más gastados atrás, para que estos puedan emparejarse y tornearse”, explica el especialista de Michelin. Con respecto a los períodos de rotación, debe hacerse cada 10 mil kilómetros.
 
4) Alineado y balanceado
Otros conceptos básicos para hacer perdurar las ruedas son el alineado y balanceado. Según el especialista, el segundo tiene que ver con el confort de marcha y el conductor lo percibe fácilmente (zumban o vibran). En cambio, es más difícil percibir una falta de alineación, que es la que genera el desgaste irregular y rápido. Según Lacoste, ambos chequeos deben realizarse antes de salir a ruta o luego de recibir golpes fuertes en los neumáticos.  
 
5) Pinchazos y reparaciones rápidas 
Situación común si las hay, es la de sufrir un pinchazo. Muchas veces, la solución al problema en una gomería la realizan con la denominada técnica popularmente llamada “manchón” o “safeti”, y si bien eso ayuda a salir del paso, con el tiempo puede jugarle en contra al neumático. “El manchón e incluso el aerosol ayudan zafar de la situación. El punto es que después hay que desarmar el neumático y ver cuál fue el daño que produjo la pinchadura, y por lo general nadie lo hace”, asegura Lacoste.
 
Al respecto, el especialista recuerda el caso de un cliente que sufrió un pinchazo, pero que gracias a que utilizó aerosol pudo continuar la marcha. La cuestión fue que el clavo había quedado en la banda de rodamiento, y el giro constante de ese elemento terminó  por cortar la carcasa. “En este caso, un clavo implicó una rueda”, concluyó el experto.