• Cuando la profundidad del dibujo tiene un mínimo de 1,6 mm.
  • Por envejecimiento de la goma o kilometraje excesivo.
  • Cuando la banda de rodamiento, flancos, talones e interior del neumático estén deteriorados, a consecuencia de cortes, impactos y deformaciones.