¿Realmente son rentables los neumáticos de segunda mano?

Tras un estudio realizado, se han obtenido diversos resultados que nos pueden permitir dar respuesta a esta pregunta.

Los neumáticos de segunda mano suelen ofrecer poco más de 2 milímetros de profundidad de dibujo, mientras que un neumático nuevo parte de al menos 8 milímetros de profundidad en su banda de rodadura.

Además de esto, los neumáticos de segunda mano son especialmente peligrosos por llegar a necesitar mas de un 45% de distancia de frenado que sus equivalentes nuevos.

Este estudio revisó casi 1000 cubiertas devolviendonos en su resultado que más de un 34% de estos neumáticos presentan defectos de gran peligrosidad que no permitirían que se vendiesen si tuviesen que pasar un examen más riguroso.

La empresa responsable de este estudio denuncia que:

«los neumáticos de segunda mano comercializados en el mercado peninsular no superan ningún control de calidad. No se conoce su origen ni la vida que han llevado. Tampoco se revisa la integridad de su estructura interna, clave para garantizar la respuesta en todas las condiciones de circulación, ni el kilometraje ya cubierto, fundamental para asegurar un buen nivel de adherencia en mojado y en seco. Carecen, incluso, de una etiqueta con el distintivo ‘Segunda Mano’, que ya es obligatoria en otros países europeos»

Y La Dirección General de Tráfico recuerda que

el 75% de los accidentes en carretera causados por las cubiertas deben achacarse a la utilización de neumáticos de segunda mano. En Gran Bretaña, sin ir más lejos, se han contabilizado 968 automovilistas fallecidos o heridos de gravedad en 2013 por la utilización de esta clase de cubiertas.