Ya se va acabando el invierno y tenemos que ir pensando en que en un breve periodo de tiempo deberemos sustituir nuestros neumáticos de invierno por unos de verano.

Mucha gente piensa “yo cambio las ruedas y hasta que aguanten”, pero esto no es lo idóneo, ni por seguridad ni en cuanto a tema económico se refiere.

Los neumáticos de verano, no solo generan menos ruido, si no que además de esto, permiten una mayor maniobrabilidad en países con clima similar a España, además de un menor consumo de combustible. Debemos recordar, a sumar con lo dicho anteriormente, que circular con neumáticos en mal estado, o desgastadas, puede ser sancionado con hasta 200 euros.

Este tipo de neumáticos puede ser utilizado durante los 12 meses del año, pero lo recomendable es utilizarlos entre los meses de Mayo y Octubre, ya que pueden perder adherencia en condiciones climatologías adversas.

Como consejo, recordad:

  • La presión debe ser la correcta, ni muy dura ni muy blanda.
  • Los dibujos de la goma no deben tener agujeros o grietas
  • La hendidura del dibujo ha de tener el tamaño adecuado (1.6 mm como mínimo)
  • Recomendable, una antiguedad no mayor a 5 años o con más de 50.000 km de recorrido.

Y, por último, nada recomendable utilizar neumáticos que no sean nuevos. Los neumáticos de segunda mano no son recomendables ya que se desconocen las condiciones con las que este ha circulado, además, de como hemos dicho antes, podemos ser sancionados si no están en buen estado.