ITV y tus neumáticos: ¿qué requisitos tienes que cumplir?

ITV y tus neumáticos

Los neumáticos son una de las causas más frecuentes de que los vehículos españoles no superen la inspección ITV.

El motivo es que cualquier anomalía detectada es calificada como grave, lo que supone una segunda inspección en la ITV de los neumáticos, al objeto de verificar que la anomalía ha sido subsanada.

Hagamos un pequeño repaso a los puntos que debemos comprobar en nuestros neumáticos antes de pasar esta inspección.

¿Se puede pasar la ITV con ruedas diferentes?

Sí se puede pasar la ITV con neumáticos diferentes, siempre que las ruedas del mismo eje tengan la misma contraseña de homologación.

O sea, incluso en el caso de que el dibujo sea diferente pasaremos la ITV si las homologaciones son coincidentes.

De todas maneras, el sentido común nos dicta que lo más adecuado, independientemente de la ITV, es llevar neumáticos iguales en cada eje.

Otros requisitos a cumplir para pasar la ITV en tus neumáticos

Comprobación de medidas y otras características.

En la ITV comprobarán que el tamaño de los neumáticos se corresponde con lo indicado en la ficha técnica.

Adicionalmente, tienen que coincidir los datos relativos a la capacidad de carga y el índice de velocidad.

Cualquier discrepancia supondrá que nos den la vuelta para que procedamos a la sustitución de las ruedas que no son conformes.

La homologación de los neumáticos y la ITV

En el flanco debe aparecer el número E4 seguido de siete cifras. Este es el código que indica que el neumático está homologado para la Unión Europea. Si el código no es E4 o no aparece ningún código, tu vehículo no superará la ITV.

Comprobación del estado general de las ruedas en la ITV

Los neumáticos deben tener una banda de rodadura cuya altura supere los 1,6 milímetros. Disponen de unos testigos de nivel que permiten realizar la comprobación visualmente, sin necesidad de medir la profundidad del dibujo.

Además no pueden tener desgastes anormales ni fisuras o abombamientos en los flancos.

¿Los neumáticos fabricados hace más de 5 años pasan la ITV?

Existen algunas informaciones que indican que los neumáticos fabricados hace más de 5 años no superan la ITV.

Estas informaciones no son ciertas y esos neumáticos pasarán la ITV siempre que estén homologados, las medidas sean las indicadas en la ficha técnica y se encuentren en buen estado.

Sin embargo, es posible comprobar fácilmente la antigüedad de los mismos:

En este sentido, los neumáticos disponen de una inscripción mediante la que podemos averiguar su fecha de fabricación. En el flanco de la rueda veremos las letras ‘DOT’, escritas en mayúsculas y seguidas de cuatro cifras.

Las dos primeras cifras son las correspondientes a la semana del año y las dos últimas nos indican el año.

En definitiva, asegurarse de que las ruedas de tu vehículo están en perfectas condiciones es una operación que no te ocupará durante más de 5 minutos, ahorrándote las molestias de tener que repetir la visita a la ITV.

Y recuerda revisar también el sistema de alumbrado, otra causa frecuente de no superación de esa inspección técnica.

Tipos de desgaste de las ruedas: motivos principales

Tipos de desgaste de las ruedas

Las ruedas tienen un desgaste normal, que siempre es uniforme y que no es motivo de alarma. Se produce por el rozamiento de la goma contra el asfalto durante miles de km, pero lo que ya no es normal es un desgaste excesivo de los neumáticos o uno irregular.

Cómo saber si las ruedas están desgastadas

Si nos estamos preguntando cómo saber el desgaste de los neumáticos o como saber si las ruedas están gastadas, la respuesta es muy sencilla. Solo necesitamos la vista, ya que todas las ruedas tienen unos testigos a lo largo de la banda de rodadura.

Cuando esos testigos salen a la superficie es momento de cambiar las ruedas. Además, podemos usar otro método que es comprar una tarjeta que venden en las tiendas de recambios, en la cual tenemos marcado el dibujo mínimo que debe tener el neumático. Para usarla solo hay que ponerla en el dibujo y ver si sobrepasa la línea de la tarjeta que marca el mínimo.

Tipos de desgaste

Hay varios tipos de desgaste de neumáticos, pero los más comunes son:

  1. Desgaste por los hombros
  2. Desgaste en el centro de la banda de rodadura
  3. Desgaste interior en las ruedas delanteras
  4. Desgaste exterior (sobre todo en las ruedas delanteras)
  5. Desgaste solo en una zona de la rueda
  6. Desgastes en forma de dientes de sierra
  7. Desgastes en diagonal

Por qué puede producirse un desgaste irregular en las ruedas

Ya hemos visto los tipos de desgaste de las ruedas y ahora hay que hablar de los motivos principales, que pese a la variedad de problemas que puede presentar un neumático casi siempre son los mismos.

Presiones mal reguladas

La principal causa del desgaste excesivo de neumáticos es la presión mal regulada, tanto por exceso como por defecto. Si los neumáticos se desgastan más por el centro o por los lados, hay que revisar las presiones más a menudo

Problemas en el sistema de dirección

Si tenemos un desgaste interior en las ruedas delanteras o un desgaste exterior (el desgaste excesivo solo es en esa zona) tenemos un problema con la dirección, en concreto con la caída. Se soluciona haciendo el paralelo a la dirección para ajustar la caída de manera correcta.

Estos deterioros también pueden deberse a que los amortiguadores (nos vamos acostumbrando y no lo notamos a no ser que el desgaste sea muy excesivo) estén para cambiar o algún problema más serio con las rótulas o palieres. De este modo, si apreciamos que las ruedas se desgastan solo en el interior o en el exterior lo mejor es acudir al taller cuando antes.

Frenos que no funcionan bien

Los frenos producen un daño muy característico, que solo se localiza en una zona muy concreta de la rueda, o están repartidos de manera aleatoria.

A veces el desgaste viene por un frenazo muy brusco. Si no recordamos haber dado uno hay que revisar el sistema ABS, y que las pinzas de freno estén colocadas donde toca, que no vayan frenando los neumáticos de manera aleatoria. Deberíamos notarlo, pero si frenan de manera muy leve con la fuerza de la costumbre no lo apreciamos.

Hay muchos tipos de desgastes de ruedas, aunque por suerte los talleres ya tienen mucha experiencia y viendo cómo la rueda se ha ido dañando dan con el problema, que en la mayoría de las ocasiones tiene una solución muy fácil y barata.

Nueva normativa sobre neumáticos: etiquetado de las ruedas

neumáticos

Desde finales de 2012, cuando vamos a cambiar las ruedas vemos una etiqueta en los neumáticos que de una manera gráfica nos dice la eficiencia de ese neumático, su agarre en mojado y el ruido que hace al rodar.

Este mes de mayo ha entrado en vigor la nueva normativa sobre neumáticos en la Unión Europea, por lo que vamos a encontrar una nueva etiqueta en las ruedas cuando acudamos a sustituirlas.

Cuál es la nueva normativa sobre neumáticos

La nueva normativa europea de neumáticos ha introducido cambios en la etiqueta, con el fin de que la información sea más completa y visual.

Además, ahora la normativa de etiquetado de neumáticos también afecta a los industriales, como los de camión, que antes no tenían que llevar esta etiqueta de manera obligatoria.

Nuevo etiquetado de las ruedas: ¿cómo ha cambiado?

Esta nueva normativa sobre neumáticos cambia la cantidad de información y la forma en la que se presenta.

Lo primero que vemos es que en la parte superior está la marca de la rueda, su medida, el índice de carga, el de velocidad, un número de identificación y un código QR.

Si escaneamos el código vamos a poder encontrar toda la información sobre esa rueda, algo que antes solo era posible ver en la etiqueta.

Bajando, veremos que la etiqueta del neumático se ha remodelado los apartados de eficiencia y de adherencia en mojado. En el primero se han eliminado las dos últimas categorías, la F y la E y en el segundo la categoría G. El motivo es que ya no se vendían ruedas que estuviesen en esas categorías inferiores.

Otra de las novedades está en la parte inferior, en la que podemos ver dos nuevos pictogramas que se refieren al agarre de la rueda en nieve y hielo. Si la rueda es apta para alguno de estos dos escenarios, o para ambos, encontraremos los pictogramas.

Esto nos ayuda a elegir una rueda para nieve y hielo de una manera más sencilla, pues en lugar de buscar el modelo en Internet o tener que preguntar al vendedor, podemos ir mirando las etiquetas y localizar el neumático que nos hace falta en un momento.

¿Cómo nos afecta a los conductores la nueva normativa europea de neumáticos?

Cada vez que hay un cambio de normativa que afecta a los vehículos los conductores nos ponemos algo nerviosos, pero en este caso no nos afecta de ninguna forma, o al menos no de manera negativa.

Ya hay personas que se preguntan si la nueva etiqueta de los neumáticos significa que hay que cambiar los que ya llevamos, pero esta nueva normativa no afecta para nada a las ruedas que lleva nuestro vehículo.

El único cambio que vamos a notar los conductores es que cuando acudamos a un taller a cambiar los neumáticos o los compremos online, elegir los más adecuados a nuestras necesidades será mucho más fácil, pues de un vistazo veremos todas sus características.

Esta nueva normativa de etiquetado de neumáticos nace para beneficiarnos como conductores y se extiende a los vehículos industriales, con el fin de dar al consumidor la mayor cantidad de información posible sobre el neumático que va a comprar.

HAY GANAS DE DISFRUTAR

PROMOCIÓN FINALIZADA

PROMOCIÓN DEL 15 AL 31 DE JULIO

La mejor manera de prepararse para el verano es incentivando a nuestros clientes lanzando una nueva promoción.
Decimos adiós a las bajas temperaturas y damos la bienvenida al calor y qué mejor forma de hacerlo que con regalos por la compra de cubiertas de la marca BFGoodrich (turismo, camioneta y 4×4 en tu centro Vialider).

Diferencias entre los neumáticos de invierno y de verano

Neumáticos de invierno y de verano

En los últimos años en España se han comenzado a usar neumáticos de invierno y verano, cambiando las ruedas en cada estación para obtener un mejor rendimiento y agarre.

Las ruedas de verano e invierno no son iguales y tienen una serie de diferencias que debemos conocer, para saber cuál es mejor en nuestro caso.

Cuáles son las diferencias entre los neumáticos de verano y de invierno

Los fabricantes de neumáticos para verano e invierno usan procesos de fabricación diferentes para ambos tipos, empezando por la cantidad de goma o caucho, que es más abundante en las ruedas de invierno.

Esta goma se trata para que sea más blanda a bajas temperaturas, lo que hace que agarre más cuando las temperaturas descienden, dando su mejor rendimiento por debajo de los siete grados.

Otra diferencia entre neumáticos de verano o invierno la podemos ver en el dibujo y quizá es la fundamental, puesto que los neumáticos para el invierno llevan miles de ranuras para poder evacuar el agua de la lluvia, además de un dibujo mucho más profundo para que la nieve se meta dentro y la goma pueda tener contacto con el asfalto.

El ruido es otra diferencia entre neumáticos de verano e invierno, así como el gasto de combustible. El neumático de verano suele ser más silencioso y gasta menos combustible que el de invierno, además de ser un poco más barato.

Cuándo debes cambiar tus neumáticos de invierno por los de verano y viceversa

Los neumáticos para verano e invierno se suelen cambiar en las mismas fechas en toda España, con un mes de diferencia si vivimos en una zona cálida.

En el caso de las zonas cálidas, en donde se lleva el neumático de invierno por su mejor rendimiento en el agua, lo normal es colocar los de invierno en el mes de noviembre y poner los de verano en el mes de abril.

En las zonas más frías, en aquellas en las que nieva varias veces al año, los neumáticos de verano se quitan en mayo y las ruedas de invierno se colocan en octubre, pues puede nevar ya en este mes.

¿Podemos circular en verano con ruedas de invierno?

Si hemos puesto las ruedas de invierno, ha llegado el calor y no hemos podido ir al taller a cambiarlas podemos circular sin problemas con ellas, aunque siempre pensando en ir a poner las de verano cuanto antes.

Hay que pensar que las ruedas de invierno agarran algo peor en verano, que hacen más ruido y que gastan más combustible, lo que sumado al funcionamiento del climatizador puede provocar un consumo demasiado alto que notaremos en la frecuencia del repostaje.

Además, y esto es lo peor, se desgastan con mucha más facilidad con el calor, de manera que podemos consumir las ruedas de invierno en los meses más cálidos y dejarlas inservibles para cuando venga el frío.

Si vivimos en una zona con mucha lluvia o muy fría, el uso de neumáticos de invierno y verano merece mucho la pena. Nos aportará una mayor seguridad en invierno e incluso evitará que nos quedemos en la carretera con las nevadas, pudiendo circular sin cadenas en la mayoría de las situaciones.

Equilibrado de ruedas: cómo se hace y por qué es tan importante

Equilibrado de ruedas

Si queremos tener nuestro coche en perfecto estado hay que mantenerlo y una de las operaciones que hay que hacer es el equilibrado de ruedas, el cual no se suele hacer e incluso se confunde con el paralelo del coche.

El equilibrado de neumáticos tiene más importancia de lo que pensamos, algo de lo que nos damos cuenta cuando es demasiado tarde y hay que acudir al taller.

Qué es el equilibrado de ruedas 

Para saber qué es el equilibrado de las ruedas deberíamos revisar nuestros libros de física, pero usando términos sencillos el equilibrado se hace para que el centro de gravedad de la rueda coincida con su centro geométrico.

En el caso de que no equilibremos las ruedas de una manera correcta comienzan a producirse vibraciones tanto en el tren delantero como en el trasero, que tienen consecuencias negativas tanto para la seguridad como para la mecánica.

Debemos tener en cuenta que las ruedas son el único punto de contacto del coche con el suelo, con el asfalto. Las vibraciones que notamos cuando el equilibrado de las ruedas está mal se deben a que los neumáticos se van despegando del suelo.

Eso incrementa la frenada, lo que ya es un problema lo suficientemente grave como para llevar nuestro coche a un taller que dé el servicio de equilibrar ruedas, pero lo peor de este desajuste se lo lleva la mecánica.

Las ruedas mal equilibradas duran menos y producen desgastes en todas las piezas de la dirección debido a la vibración que a la vez ocasiona los molestos “grillos”, que no son más que ruidos interiores que salen por desajustes de los plásticos.

Cuándo es necesario hacer un equilibrado de neumáticos

Equilibrar las ruedas de un automóvil es algo que debemos hacer siempre que cambiemos un par de ruedas. Esto sí que se hace siempre, pues el taller lo incluye en el presupuesto de cambio de neumáticos.

Lo que se realiza menos es el equilibrado de ruedas cuando pisamos un bache a alta velocidad o cuando ocurre lo que se conoce como “bordillazo”, algo muy común en la conducción en ciudad al aparcar.

Estos golpes a los neumáticos pueden hacer que se pierdan las pesas que se ocupan de equilibrar las ruedas o que se desajusten. Por eso, si hemos tenido alguno de los problemas que hemos visto antes, o tenemos la costumbre de aparcar tocando los bordillos, lo mejor es que vayamos al menos una vez al año a que nos revisen el equilibrado.

Al no hacer este mantenimiento preventivo es posible que notemos que la parte delantera del coche vibra, se nota mucho en el volante, o que los pasajeros de los asientos traseros se quejan de vibraciones molestas.

Este es un síntoma de que nuestras ruedas necesitan un equilibrado, una intervención que es muy económica.

Cómo se hace el equilibrado de ruedas

Si nos preguntamos cómo se hace el equilibrado de ruedas la respuesta es muy sencilla: lo hace una máquina.

En los talleres veremos cómo el trabajador coloca la rueda en una máquina que le marca el punto exacto en donde debe colocar unas pequeñas pesas o plomos, que se aplican en el interior o en exterior de la llanta.

Con esa operación tan sencilla el neumático queda equilibrado, evitando que aparezcan las vibraciones y todos los problemas asociados a ellas.

El equilibrado de las ruedas es una operación muy sencilla que hay que hacer siempre que cambiemos las ruedas y cuando golpeemos la llanta muy fuerte contra algún elemento como un bordillo o un bache. Este mantenimiento tan económico mejorará nuestra seguridad y nos evitará problemas mecánicos a largo plazo.

Navegación de entradas

¿Alguna pregunta?