Diferencias entre los neumáticos de invierno y de verano

Neumáticos de invierno y de verano

En los últimos años en España se han comenzado a usar neumáticos de invierno y verano, cambiando las ruedas en cada estación para obtener un mejor rendimiento y agarre.

Las ruedas de verano e invierno no son iguales y tienen una serie de diferencias que debemos conocer, para saber cuál es mejor en nuestro caso.

Cuáles son las diferencias entre los neumáticos de verano y de invierno

Los fabricantes de neumáticos para verano e invierno usan procesos de fabricación diferentes para ambos tipos, empezando por la cantidad de goma o caucho, que es más abundante en las ruedas de invierno.

Esta goma se trata para que sea más blanda a bajas temperaturas, lo que hace que agarre más cuando las temperaturas descienden, dando su mejor rendimiento por debajo de los siete grados.

Otra diferencia entre neumáticos de verano o invierno la podemos ver en el dibujo y quizá es la fundamental, puesto que los neumáticos para el invierno llevan miles de ranuras para poder evacuar el agua de la lluvia, además de un dibujo mucho más profundo para que la nieve se meta dentro y la goma pueda tener contacto con el asfalto.

El ruido es otra diferencia entre neumáticos de verano e invierno, así como el gasto de combustible. El neumático de verano suele ser más silencioso y gasta menos combustible que el de invierno, además de ser un poco más barato.

Cuándo debes cambiar tus neumáticos de invierno por los de verano y viceversa

Los neumáticos para verano e invierno se suelen cambiar en las mismas fechas en toda España, con un mes de diferencia si vivimos en una zona cálida.

En el caso de las zonas cálidas, en donde se lleva el neumático de invierno por su mejor rendimiento en el agua, lo normal es colocar los de invierno en el mes de noviembre y poner los de verano en el mes de abril.

En las zonas más frías, en aquellas en las que nieva varias veces al año, los neumáticos de verano se quitan en mayo y las ruedas de invierno se colocan en octubre, pues puede nevar ya en este mes.

¿Podemos circular en verano con ruedas de invierno?

Si hemos puesto las ruedas de invierno, ha llegado el calor y no hemos podido ir al taller a cambiarlas podemos circular sin problemas con ellas, aunque siempre pensando en ir a poner las de verano cuanto antes.

Hay que pensar que las ruedas de invierno agarran algo peor en verano, que hacen más ruido y que gastan más combustible, lo que sumado al funcionamiento del climatizador puede provocar un consumo demasiado alto que notaremos en la frecuencia del repostaje.

Además, y esto es lo peor, se desgastan con mucha más facilidad con el calor, de manera que podemos consumir las ruedas de invierno en los meses más cálidos y dejarlas inservibles para cuando venga el frío.

Si vivimos en una zona con mucha lluvia o muy fría, el uso de neumáticos de invierno y verano merece mucho la pena. Nos aportará una mayor seguridad en invierno e incluso evitará que nos quedemos en la carretera con las nevadas, pudiendo circular sin cadenas en la mayoría de las situaciones.

Equilibrado de ruedas: cómo se hace y por qué es tan importante

Equilibrado de ruedas

Si queremos tener nuestro coche en perfecto estado hay que mantenerlo y una de las operaciones que hay que hacer es el equilibrado de ruedas, el cual no se suele hacer e incluso se confunde con el paralelo del coche.

El equilibrado de neumáticos tiene más importancia de lo que pensamos, algo de lo que nos damos cuenta cuando es demasiado tarde y hay que acudir al taller.

Qué es el equilibrado de ruedas 

Para saber qué es el equilibrado de las ruedas deberíamos revisar nuestros libros de física, pero usando términos sencillos el equilibrado se hace para que el centro de gravedad de la rueda coincida con su centro geométrico.

En el caso de que no equilibremos las ruedas de una manera correcta comienzan a producirse vibraciones tanto en el tren delantero como en el trasero, que tienen consecuencias negativas tanto para la seguridad como para la mecánica.

Debemos tener en cuenta que las ruedas son el único punto de contacto del coche con el suelo, con el asfalto. Las vibraciones que notamos cuando el equilibrado de las ruedas está mal se deben a que los neumáticos se van despegando del suelo.

Eso incrementa la frenada, lo que ya es un problema lo suficientemente grave como para llevar nuestro coche a un taller que dé el servicio de equilibrar ruedas, pero lo peor de este desajuste se lo lleva la mecánica.

Las ruedas mal equilibradas duran menos y producen desgastes en todas las piezas de la dirección debido a la vibración que a la vez ocasiona los molestos “grillos”, que no son más que ruidos interiores que salen por desajustes de los plásticos.

Cuándo es necesario hacer un equilibrado de neumáticos

Equilibrar las ruedas de un automóvil es algo que debemos hacer siempre que cambiemos un par de ruedas. Esto sí que se hace siempre, pues el taller lo incluye en el presupuesto de cambio de neumáticos.

Lo que se realiza menos es el equilibrado de ruedas cuando pisamos un bache a alta velocidad o cuando ocurre lo que se conoce como “bordillazo”, algo muy común en la conducción en ciudad al aparcar.

Estos golpes a los neumáticos pueden hacer que se pierdan las pesas que se ocupan de equilibrar las ruedas o que se desajusten. Por eso, si hemos tenido alguno de los problemas que hemos visto antes, o tenemos la costumbre de aparcar tocando los bordillos, lo mejor es que vayamos al menos una vez al año a que nos revisen el equilibrado.

Al no hacer este mantenimiento preventivo es posible que notemos que la parte delantera del coche vibra, se nota mucho en el volante, o que los pasajeros de los asientos traseros se quejan de vibraciones molestas.

Este es un síntoma de que nuestras ruedas necesitan un equilibrado, una intervención que es muy económica.

Cómo se hace el equilibrado de ruedas

Si nos preguntamos cómo se hace el equilibrado de ruedas la respuesta es muy sencilla: lo hace una máquina.

En los talleres veremos cómo el trabajador coloca la rueda en una máquina que le marca el punto exacto en donde debe colocar unas pequeñas pesas o plomos, que se aplican en el interior o en exterior de la llanta.

Con esa operación tan sencilla el neumático queda equilibrado, evitando que aparezcan las vibraciones y todos los problemas asociados a ellas.

El equilibrado de las ruedas es una operación muy sencilla que hay que hacer siempre que cambiemos las ruedas y cuando golpeemos la llanta muy fuerte contra algún elemento como un bordillo o un bache. Este mantenimiento tan económico mejorará nuestra seguridad y nos evitará problemas mecánicos a largo plazo.

En Primavera ¡Vuelven los días Redondos!

PROMOCIÓN TERMINADA

Del 26 de Abril al 8 de Mayo compra neumáticos Michelín para turismo y suv de llanta 16 y superior y ¡llévate hasta 60 € en carburantes.

Además si has comprado 2 neumáticos te regalamos un código promocional para canjear tras la compra de otros 2.

¿Cómo conseguir tú regalo?

  1. Visita tú taller entre el 26 de abril y el 8 de mayo
  2. Compra tus neumáticos Michelín de llanta 16 y superior para turismo o suv.
  3. Entra en www.losdiasredondosprimavera.com
  4. Registra tus datos y sube tu factura antes del 17 de mayo de 2021
  5. En breve recibirás un email con la configuración del registro.
  6. En un plazo de 5 días laborables, recibirás tu regalo.

Cuándo hay que cambiar los neumáticos

cuándo cambiar neumáticos

Las ruedas de un vehículo son las encargadas de mantener el coche en contacto con el asfalto. Por ello son importantísimas, ya que unas que están desgastadas, pueden ocasionar problemas graves derivados en la pérdida de control del mismo. Saber cuándo cambiar los neumáticos es algo que todo conductor debería saber, ya que su seguridad y la de los ocupantes dependen de ello.

Cuándo es necesario cambiar los neumáticos

Saber cuándo hay que cambiar los neumáticos es bastante fácil: Se cambian cuando están desgastados. Esto ocurre en función de muchos factores como el tipo de conducción al que se ven sometidos, la distancia que han recorrido o el tiempo que llevan instalados en el vehículo.

Cada fabricante recomienda sustituirlos en función del kilometraje realizado o cada cierto espacio de tiempo. Lo normal, para un turismo convencional con uso mixto de urbano y carretera, es cambiar las ruedas delanteras cada 40 000 km y las traseras cada 60 000 km. O si no, antes de que cumplan 5 años montados, ya que van perdiendo flexibilidad y agarre. Para ello, todo neumático tiene la fecha de fabricación en su parte lateral, donde se puede comprobar la semana y el año en el que fue fabricado.

Pero todo esto es la teoría, ya que un neumático puede deteriorarse debido a muchos factores. Por ello, cómo saber cuando cambiar las ruedas de un coche, es algo que todo conductor debe saber para no poner en riesgo la seguridad en la conducción. Y para ello, nada mejor que comprobar su desgaste.

Cómo saber si los neumáticos están desgastados

Unas ruedas desgastadas presentan deformidades en los dibujos de las bandas de rodadura. Para un funcionamiento correcto del neumático, el dibujo de la rueda debe presentar una profundidad entre los 4 y los 8 mm. Aunque la legislación establece una profundidad mínima de 1,6 mm, los especialistas recomiendan no bajar en ningún caso de los 2 mm.

Ahora bien, ¿cómo saber el desgaste de los neumáticos? Un profesional podrá verlo a simple vista visualizando el indicador de desgaste de la banda de rodadura. También puede utilizar un profundímetro, que indica la profundidad exacta del dibujo del neumático; pero además hay que vigilar otros factores, sobre todo el deterioro de los flancos del neumático o banda de rodamiento.

Sin embargo, para saber cuándo cambiar los neumáticos, hay un método casero muy bueno que puede determinar cualquier persona. Si se coloca una moneda de 1 euro en posición vertical sobre la banda de rodadura, para que el neumático siga siendo utilizable, el borde dorado de la moneda debe quedar cubierto por la goma.

Pero, hay otros aspectos en los que hay que fijarse aparte del estado del dibujo de la rueda. Un neumático puede estar en malas condiciones si se ven grietas en los laterales o si no mantienen la presión recomendada por el fabricante del vehículo. En ambos casos, es recomendable llevar el vehículo a un taller profesional para que un experto determine si es necesario cambiarlos.

Saber cuándo cambiar los neumáticos es esencial para todo el mundo que conduzca un vehículo. Un neumático en mal estado, puede causar problemas que pueden derivar en un accidente que ponga en peligro la vida de las personas. Y es que la primera norma de seguridad que debe tener nuestro coche, son unos neumáticos en perfecto estado de funcionamiento; por eso es recomendable acercarse por el taller de confianza como mínimo una vez al mes para comprobar las presiones y ver el estado de los mismos.

MICHELIN e.PRIMACY: El neumático eco-responsable diseñado para durar

MICHELIN e.PRIMACY es el primer neumático eco-responsable de Michelin que ha sido diseñado teniendo en cuenta el análisis de todo su ciclo de vida y su impacto medioambiental. Considerando todas las fases de producción, desde la extracción de las materias primas hasta el transporte para su distribución, MICHELIN e.PRIMACY ofrece un balance neutro de emisiones de CO2. Una primicia mundial que abrirá el camino para una nueva generación de productos.

Gracias a sus prestaciones en resistencia a la rodadura, MICHELIN e.PRIMACY tiene el etiquetado A en términos de eficiencia energética, y B en adherencia sobre mojado. Con estas referencias, MICHELIN e.PRIMACY es uno de los mejores neumáticos del mercado. De hecho, menos del 1% de los neumáticos combinan de forma simultánea un etiquetado A en resistencia a la rodadura y A o B en adherencia.

Concentrado de tecnologías de primer nivel, es el neumático más eficiente de su categoría en términos de resistencia a la rodadura. Por este motivo, durante su utilización resulta más respetuoso con el medioambiente y a la vez más económico al uso, garantizando al mismo tiempo todas las prestaciones que caracterizan a los neumáticos MICHELIN en materia de: seguridad, adherencia y duración.

MICHELIN es el primer fabricante de neumáticos que publica un documento transparente que cuantifica el impacto de los neumáticos en el planeta y en las personas. Esta iniciativa ilustra el compromiso de MICHELIN de promover una movilidad más sostenible. El Grupo está convencido de que las medidas que se tomen para reducir los impactos medioambientales serán un factor diferenciador en las decisiones de compra de los consumidores.

Navegación de entradas

¿Alguna pregunta?